viernes, 31 de marzo de 2017

La tarta de mi vida

Pues sí, parece que hoy me toca cumplir años. Unos pocos y encima se me van notando porque una tiene goteras hasta en las pestañas.
El caso es que hace un par de años tuve la mejor tarta de cumpleaños que podía imaginar. Gracias a mi familia pero por supuesto a mi amiga y artista repostera Tere. 
Yo la admiro porque una es creativa en casi todo, pero en cuestión de repostería la cosa como que se me escapa y mucho -digamos que en un concurso de tartas la mía sería algo así como Miss Simpatía-. Le pongo muchas ganas, pero la cosa se queda sólo en eso, en ganas. No voy a entrar en detalles sobre la tarta Red Velvet que parecía el Jorobado de Notre Dame o la Oreo con la base carbonizada...no es plan de que se os caiga un mito. 
Lo de Tere es otra cosa, vamos, es otro nivel. No sólo porque las tartas sean perfectas, sino que están exquisitas. Una podría subsistir comiendo tartas de Tere si no fuera por el riesgo que corro de convertirme en en un balón medicinal cuyo único modo de desplazamiento sea el giro sobre su eje.
En fin, que os podéis imaginar la cara que se le puede quedar a una fan acérrima de Tim Burton cuando ve esta tarta. 
Bueno, antes de que me cantéis el "Cumpleañofelí" y todo eso os dejo que abráis el apetito con unas pocas de fotos. 
También os dejo su Instagram para que cotilleéis a gusto y de paso que os caigan ríos de baba.

Mi tarta de hace dos años. Novia Cadáver
Cumpleaños de Daniel

Tarta Red Velvet. Una verdadera delicia


Tarta Pintora. Más bonita, imposible

No hay comentarios:

Publicar un comentario