miércoles, 17 de junio de 2020

Mascotas con personalidad. Priscilla


Priscilla tuvo suerte en la vida. Viene de una camada controlada por una mafia dedicada a la venta y explotación de animales de raza, encerrados en jaulas hasta que alguien los compra. Su madre era obligada a quedarse embarazada una y otra vez. Cuando deje de cumplir su función, entonces será sacrificada. Ella hubiese corrido la misma suerte de no haber nacido más pequeña y débil que los demás. Sus crueles dueños pensaron que no serviría para la cría y la echaron a un cubo de basura para dejarla morir. Por suerte, maulló todo lo que sus fuerzas le permitieron y eso la salvó. Una pareja que pasaba por allí la oyó y, al verla tan pequeñita, se enamoraron perdidamente de ella y decidieron adoptarla. Hoy es la indiscutible reina de la casa. Sus dueños le consienten todos sus caprichos y están encantados con ella. Sus hermanos no tuvieron la misma suerte. El problema es que, mientras exista gente que pague por tener animales de raza, existirán mafias que los explote. Ojalá algún día se rompa la cadena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario